Cómo homologar motor

912 171 879

Categorías

El motor o propulsor es un elemento fundamental del vehículo sin el cual este no podría funcionar. Se mueve coordinado con el resto de los sistemas del vehículo y, por ello, es necesario que exista una compatibilidad total y recíproca entre ellos. Cualquier propulsor no es válido para cualquier vehículo y de ahí surge la necesidad de homologar el cambio de motor.

A veces, la sustitución del motor del vehículo es necesaria. Son muchas las posibles causas por las que se opta por un cambio del motor como  por ejemplo, que el vehículo en cuestión haya tenido una avería de motor importante y ya no se encuentren recambios debido a su antigüedad, que se quiera reducir el consumo y se busque un motor más moderno o simplemente que se requiera un aumento de potencia.

Si se pretende realizar un swap, es decir, cambiar el motor por otro más moderno o con mejores prestaciones, la tarea requiere de un proceso de homologación, ya que la instalación del nuevo motor afecta a diversos parámetros del vehículo.

El organismo encargado de homologar una sustitución de motor es la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) y para dicho proceso es necesario entregar la siguiente documentación:

Informe de conformidad. Es un certificado proporcionado por el fabricante del vehículo que acredita que el nuevo motor es homologable y cumple las normas y especificaciones técnicas que exige la ley. En él se describen los datos técnicos del vehículo: marca, tipo de motor, número único de identificación (VIN), contraseña de homologación, etc.

En el caso de que el fabricante no autorice la sustitución, se puede optar por que una certificadora o un laboratorio técnico desarrolle un proyecto de viabilidad y emita un informe de conformidad, si la operación resulta viable y segura.

Certificado del taller. Es un documento estándar en el que figuran los datos del vehículo y los del taller donde se ha realizado la sustitución del motor.

Además, para agilizar la homologación del cambio de motor, se aconseja aportar también la siguiente documentación en la ITV:

Fotos de antes y después de la intervención sobre el vehículo (particularmente, imágenes con el motor viejo, con el motor quitado y con el nuevo motor instalado).

Fotos de detalle del sistema de frenado. Es fundamental que el nuevo motor instalado no afecte a sistemas relacionados con la seguridad del vehículo.

Informe de pesaje del vehículo al que se le ha renovado el motor. El peso del vehículo está íntimamente relacionado con la efectividad del sistema de frenos y, por lo tanto, con la seguridad.

En el caso de que se opte por instalar un motor de mayor potencia (dándose esta situación solo si el nuevo motor supera el 30 % de la potencia del antiguo), es necesario entregar tambien, en la ITV, los datos resultantes del banco de potencias anteriores y posteriores a la sustitución del motor.

En la Inspección Técnica de Vehículos se verifican los siguientes puntos:

  • Emisiones
  • Frenos
  • Motor y transmisión

TE LLAMAMOS Y TE LO EXPLICAMOS TODO